diciembre 10, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Percepción: cómo los animales viven el mundo

La Tierra está llena de diferentes olores, vibraciones, sabores y campos eléctricos y magnéticos, pero “cada ser vivo percibe solo una parte muy pequeña de un mundo muy grande”, dice el periodista científico Young, escribiendo para The Atlantic. Así que todos los animales vivían en su propia burbuja sensorial única.

La científica Cliodhna Quigley del Departamento de Biología Cognitiva y del Comportamiento de la Universidad de Viena también explica cómo el concepto de los animales puede ser diferente, incluso dentro de las especies animales. Como parte del proyecto de investigación “Estética Comparada” respaldado por el Fondo de Viena para la Ciencia, la Investigación y la Tecnología (WWTF), un equipo de investigación encabezado por Quigley está investigando el concepto de belleza en animales utilizando palomas que se ríen. En el video, Quigley le dijo a ORF.at: “No se puede asumir que todas las mujeres encontrarán atractivo al mismo hombre”.

Serie de fotos con 5 fotos

Para las vejigas sensoriales de los animales, el periodista científico utiliza el término “entorno” que fue acuñado por el zoólogo estonio Jakob von Uexküll en 1909. Uexkull no solo significa el entorno del animal, sino específicamente esa parte del entorno que el animal experimenta y percibe Oxkull consideraba que los animales eran seres sintientes, y su idea de las “burbujas sensoriales” de los animales permaneció inactiva durante casi un siglo antes de que los científicos modernos las recogieran, según The Washington Post.

Gusto de bagre con el cuerpo

En las últimas décadas, la investigación se ha multiplicado sobre la forma en que los animales ven el mundo. Young resume los últimos descubrimientos científicos en biología sensorial y avanza significado por significado: el libro comienza con el olfato y el gusto y termina con campos magnéticos y eléctricos.

Editorial Antje Kunstmann

Ed Young: “Los asombrosos sentidos de los animales: exploraciones de un mundo inconmensurable”. Kunstmann, 528 páginas, 36,00 €

Explica cómo funcionan los sentidos -a veces las explicaciones van más allá de la bioquímica- y permite al lector imaginar cómo se sentiría ser otro animal. Y destaca cosas sorprendentes: incluso antes de que los embriones de ranas arborícolas salgan de sus huevos, pueden distinguir entre vibraciones inofensivas y peligrosas. Una vez que escuchan las bajas frecuencias del ataque de las serpientes, los embriones de rana liberan enzimas en sus caras que descomponen los huevos y los renacuajos pueden escapar.

El periodista científico describe al bagre como “lenguas nadadoras” porque sus cuerpos están cubiertos de papilas gustativas desde la boca hasta la cola: tienen el mayor sentido del gusto en la naturaleza. Por otro lado, los cocodrilos pueden ver las mejores vibraciones en la superficie del agua con protuberancias altamente sensibles en sus bocas, rastreando así a sus presas.

Los sentidos son misteriosos.

Resulta una y otra vez que los científicos recién comienzan a comprender los sentidos de los animales, por ejemplo, cuando se trata de estimar los colores que ve otro animal. Por ejemplo, la visión del camarón mantis: mientras que de cuatro a siete receptores de color diferentes en el ojo son suficientes para capturar todo el espectro (dos a cuatro son comunes en el reino animal), algunas especies de camarones mantis contienen doce clases de fotorreceptores, Así lo explica un equipo de investigación internacional liderado por el biólogo Justin Marshall, jefe del Laboratorio de Investigación del Grupo de Neurobiología Sensorial de la Universidad de Queensland (Australia). El científico sospecha que las gambas mantis no diferencian tonalidades, sino que sus ojos hacen exactamente lo contrario, es decir, combinan varias formas en tan solo doce colores.

ballenas brillantes

Para entender la ecología de un animal, escribe Young, primero hay que entender “para qué usa sus sentidos”. El calamar gigante, por ejemplo, tiene los ojos más grandes y sensibles del reino animal (su diámetro oscila entre 25 y 30 cm) y vive en uno de los hábitats más oscuros de la Tierra: las profundidades marinas. Young se pregunta por qué tienen ojos grandes.

Son las nubes brillantemente iluminadas que rodean a los cachalotes las que el calamar gigante puede ver con sus propios ojos, incluso a 130 metros de distancia. Por ejemplo, mientras que las ballenas dentadas rastrean a sus presas usando un sonar y las ballenas azules sobreviven con microorganismos, la capacidad de ver “ballenas luminosas” en la oscuridad es esencial para la supervivencia del calamar gigante.

Entender “los animales como animales”.

Al final de su libro, Young señala las consecuencias del impacto del hombre en el planeta Tierra sobre los animales. Por ejemplo, cuando aproximadamente siete millones de pájaros mueren cada año en los Estados Unidos y Canadá debido a colisiones con torres de transmisión, sus luces rojas intermitentes perturban su dirección durante la noche. “Hemos hecho que sea más difícil que nunca tener otros animales”, escribe el periodista. Con los “asombrosos sentidos de los animales”, Young logró crear un relato basado en la ciencia que quería entender a los “animales como animales”, como afirmó inicialmente el periodista. Un libro que no se trata de “excelencia, se trata de diversidad”, según Young.

READ  Emisiones de dióxido de carbono: ¿Son los municipios líderes en la protección del clima?