febrero 26, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Un golpe del destino para una familia de inmigrantes de la Baja Franconia en Argentina: sola con nueve hijos

Un golpe del destino para una familia de inmigrantes de la Baja Franconia en Argentina: sola con nueve hijos

Los largos viajes de la familia desde el pequeño pueblo de Moose entre 1924 y 1930 también son admirados por los visitantes de hoy, acostumbrados a distancias mayores: los padres Nicholas y Elsbeth Langmandel viajaron por primera vez en tren a Bremen en agosto de 1924 con cuatro hijos. Allí abordaron el barco de emigrantes Krefeld. Después de tres semanas y media y 12.000 kilómetros, llegaron a Buenos Aires, la capital de Argentina, antes de tomar un tren hacia otro destino, el asentamiento agrícola de Monte Comán, a 930 kilómetros de distancia.

Pero en lugar de encontrar la rápida prosperidad prometida en los folletos publicitarios como pioneros agrícolas, la familia, junto con otros tres niños en Monte Coman, sufrió escasez de agua y terremotos en un asentamiento cerca de la cadena de los Andes. Entonces, después de seis años, los padres decidieron probar suerte en otro lugar.

Vendieron sus terrenos y compraron algunos en la Colonia de Villa Paranacito, que está muy cerca de Buenos Aires. Fundada en 1906, Paranacito se extiende sobre una de las muchas islas Ipigui en el delta del río Paraná, que desemboca en el Río de la Plata. El crecimiento de la familia continuó aquí; Rita nació en 1932, José en 1934, el noveno y último hijo.

El descendiente visita la ciudad natal de su familia, Moose.

La hija de José, Analia Longmandel, diseñadora gráfica porteña nacida en 1967, ha reconstruido la historia de aventuras de sus abuelos. El 12 de febrero será recibida en Moose con su marido y sus dos hijos. Desde 1924, los descendientes de inmigrantes no viven en lo que hoy es Geraldshausen.

“Cuando mi padre José murió en 2022, me di cuenta de que era el último de nueve hijos de Nicolas y Elsbeth”, dice Analia Longmandel. “Con él se fueron muchos recuerdos y verdades que mis abuelos nunca contaron a sus hijos y nietos”. Comenzó a recopilar información sobre la vida de sus antepasados, como ella misma dice. “Para salvar a la familia, para crear una continuidad entre lo que era antes y lo que es hoy”.

READ  El Manchester City transfiere al mejor talento argentino

En 1930, Paranacito tenía un mayor número de inmigrantes alemanes y austriacos que Monte Coman, lo que puede haber contribuido a la decisión de mudarse. El ambiente de habla alemana fue importante porque Elsbeth Langmandel se negó a aprender español hasta su muerte en 1981. Entonces la familia habla alemán.

Cuando los Longmandle se establecieron en Paranacito en 1930 con siete hijos, solo se podía llegar al asentamiento por agua en barco. La conexión a la red de carreteras se produjo sólo siete años después; La electricidad no estuvo disponible hasta 1971. Según Analia Longmandel, esta medida fue un error, “la cercanía con Buenos Aires no es tan favorable como parece, ya que las Islas Ipigui se inundan constantemente”.

padre murio inesperadamente

En Paranacito, los emigrantes de Moose construyeron con sus propias manos una casa cuyas viviendas eran tan altas que podían escapar de las frecuentes inundaciones. Detrás había un extenso jardín, en el que los Longmandle cultivaban diversos tipos de frutas y verduras; Tenían cerdos y un gallinero. La familia vivía de la agricultura en este jardín.

Entonces sucedió lo inesperado: el padre murió el 10 de octubre de 1934 a la edad de 43 años, en el jardín detrás de la casa, probablemente en el trabajo; José, nacido el abril anterior, nunca vivió para verlo. La nieta de Nicholas, Analia, se enteró más tarde de que había muerto desangrado por una hernia rota. Nicolas Langmandel, un inmigrante del pueblo de Moose, en la Baja Franconia, está enterrado en el cementerio alemán de Buenos Aires.

Nicolás y su esposa Elspeth sólo estuvieron juntos en Argentina durante diez años, tiempo durante el cual trabajaron para establecerse primero en Monte Coman y luego en Villa Paranacito. “Esos no fueron años fáciles”, afirmó Analia Longmandel. “Tuvieron que adaptarse y producir un nuevo país, un nuevo idioma, una nueva cultura, una nueva forma de vida”.

READ  Messi Five Pack para Argentina: "Es único"

Sin embargo, cree que esto “debió haber sido mucho más fácil de soportar en Europa que la Primera Guerra Mundial y luego los acontecimientos político-económicos y las conmociones de la posguerra”. La inmigración impidió que los hijos de la pareja fueran reclutados por la Wehrmacht alemana y lucharan en la Segunda Guerra Mundial.

Elsbeth Langmandel tuvo nueve hijos que criar y alimentar

Elspeth Longmandel, que nunca se volvió a casar, ahora es viuda. Crió y mantuvo a nueve niños de edades comprendidas entre 17 años y seis meses. “Debe haber sido un gran desafío para una mujer que no hablaba español”, dice Analia Longmandel, “y ciertamente podía confiar en la comunidad alemana local y, obviamente, en la iglesia”. La situación económica era difícil ya que su único medio de vida era la plantación donde los niños trabajaban según sus habilidades.

En ese momento, la situación en Alemania, que se había convertido en nacionalsocialista y aún sufría los efectos de la crisis económica mundial, no era menos difícil. Esta también puede ser una razón para no regresar a sus tierras ancestrales.

Con la ayuda de una fundación, el hijo menor de Elsbeth y Nicolás, José, pudo asistir a un internado dirigido por los Salesianos de Don Bosco, donde finalmente aprendió español en primer grado. Los otros hijos de la pareja necesitaban español después de dejar Paranacito.

Las hijas Rita y Cecilia se convirtieron en enfermeras; Su hermano Hermann, nacido en Moos en 1921, se suicidó a los 23 años tirándose desde una ventana del Hospital Alemán de Buenos Aires tras enterarse de que padecía cáncer.

READ  Continúa la crisis económica - decenas de miles de personas luchan contra la pobreza en Argentina - noticias

Posteriormente, José asistió a una escuela técnica y en 1962 se casó con Emile Lovici, una mujer argentina e hija de un inmigrante italiano de Nápoles. No fue un asunto del todo feliz, ya que la madre de José, Elsbeth, se oponía firmemente a que sus hijos se casaran fuera de la comunidad alemana y no asistió a la boda.

Analia, la hija de José y Emils, se casó en 1997 con el ingeniero eléctrico Fabio Bustos, con quien vivió de 1998 a 2000 en Munich, donde su marido completó su formación mientras trabajaba en Siemens en Buenos Aires. Elsbeth Longmandel vivió con su hija María Magdalena cerca de Buenos Aires hasta su muerte en 1981. Era una mujer seria. “No recuerdo haberla visto sonreír”, dijo Analia Longmandel.

La granja en el número 4 de Moose estuvo durante mucho tiempo en posesión del hermano menor de Nicholas, Hermann. Luego se hicieron cargo una de las hijas de Hermann y su marido; Hace tiempo que cambió de manos. Uno de los dos edificios de viviendas sigue en pie directamente en la Würzburger Straße, el otro, donde nació el inmigrante Nicolas Langmandel, fue demolido en los años 60.