Dakar

10/12/2009

Pizzolito quiere hacer historia

Javier Pizzolito, campeón argentino de Cross Country en motos, correrá el Dakar 2010 con una Honda CRF450X del equipo oficial. Apuesta a quedar entre los 25 primeros.

Por Diego Durruty

Aquellos que lo conocen bien dicen que Javier Pizzolito puede ser sorpresa en el Dakar 2010. No sólo por su técnica conductiva, sino por sus pergaminos: ganó dos veces Le Touquet y el Enduro de la Cancha y este año se quedó con el título del Cross Country. A eso se suma que correrá en el equipo oficial Honda. Por eso él mismo confía en que hará un buen papel y hasta apuesta a llegar entre los 25 primeros.

Javier, oriundo de Pinamar y que desde hace tiempo representa a la marca del ala dorada, se preparó con todo para este desafío. “Esta es la carrera que me faltaba para completar mi trayectoria profesional”, afirma.

Terminado el furor del Dakar 2009, Pizzolito comenzó con el pie derecho: ganó por segunda vez Le Touquet, el clásico del enduro que se disputa desde hace años en Villa Gesell.

Para acumular experiencia en las competencias de todo terreno, este muchacho de 29 años se anotó en el Campeonato Argentino de Rally Cross Country. Tampoco le fue mal. Se quedó con el título y, de esta manera, se ganó la mitad de la inscripción para participar de la prueba (la otra quedó en manos de Sebastián Halpern, campeón en la clase quad).

A lo largo del año, Pizzolito hizo hincapié en su entrenamiento físico. Trabajó de lunes a viernes en doble turno comenzando a las 6.30. “Cada vez que mi entrenador tocaba el timbre de casa tan temprano me fastidiaba un poco, pero esa era la mejor manera de acostumbrar el cuerpo a arranca desde temprano ya que las etapas siempre comienzan a esa hora”, afirma.

Al trabajo aeróbico matinal, combinó mucho fierro en gimnasio y un par de horas arriba de su moto de motocross. “Esta especialidad es mucho más exigente, así que me sirve de mucho porque cada vez que me subo a la moto con la que voy a correr estoy más relajado”, explica.

Para la aventura de su vida, Pizzolito conducirá una Honda CRF450X. “Por sus características, estimamos que podremos hacer un buen papel en la arena”, afirma el piloto, que además tiene la ventaja de conocer mucho esta superficie debido a que se crió entre los médanos de su ciudad natal.

“Soy debutante. Mi idea es hacer las cosas prolijas. Quiero usar las primeras etapas para aprender. Sé que esto es un mundo nuevo ya que yo siempre corrí en motocross y enduro, pero el objetivo es llegar entre los 25. Es una meta ambiciosa, pero aspiramos a lo máximo”, destaca Javier, que está animado como nunca para hacer historia.