agosto 15, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Argentina: ¿Respuesta del trigo transgénico a los extremos climáticos?

Estado: 30/06/2022 13:06

Lluvias raras, suelos secos, cosechas marchitas: la agricultura argentina se ha visto afectada por repetidas sequías en los últimos años. Con la ayuda de la ingeniería genética, las plantas pueden volverse más resistentes.

Ann Herberg, ART Studio América del Sur

HB4 es el nombre de una tecnología desarrollada por el bioquímico Rahul Chan en colaboración con la empresa científica estatal argentina Gonizet y la empresa de ingeniería genética Bioceres.

ana herberg
ARD Estudio Río de Janeiro

“Modificamos genéticamente el trigo para hacerlo más tolerante a la sequía. Insertamos el gen del girasol en el genoma del trigo”. Chan explica que esto hace que la planta sea más susceptible a la sequía, lo que permite mayores rendimientos incluso en áreas con poca lluvia.

La solución es el trigo transgénico

Para los desarrolladores argentinos, GM es una respuesta a la crisis alimentaria del trigo. Su objetivo es importar trigo transgénico a tantos países como sea posible, dice Claudio Duran, director estratégico de Bioceres.

“Debemos utilizar la ciencia para garantizar la seguridad alimentaria mundial. No es suficiente para alimentar a más de 800 millones de personas en la Tierra”. Muchos más comerán mal, dijo Durán.

7º mayor exportador de trigo

Argentina es el séptimo exportador mundial, con un promedio de 14 toneladas de trigo al año. En mayo, el gobierno aprobó el cultivo y el comercio de trigo HB4, pero causó revuelo. No solo con pequeñas empresas familiares y agricultores orgánicos, sino también con grandes productores y exportadores de trigo regular sobre todo.

READ  Veer ayuda en Argentina - Veer

La manipulación genética no es algo que les preocupe, sino las posibles sanciones para los clientes anteriores, por temor a que el trigo normal se contamine con variedades genéticas. Gustavo Idigorus, titular del Centro Argentino de Exportación de Granos, dijo hace unas semanas: “No vamos a aceptar un solo grano de trigo HP4 para exportar porque será completamente rechazado del mercado”.

Muchos países permiten las importaciones.

Pero la oposición se está debilitando. Inicialmente, el nuevo trigo GM se cultivará en solo 250 granjas autorizadas. Pero Brasil, el comprador de trigo más importante de Argentina, aprobó ahora la importación y uso de harina de trigo HB4, seguido de Colombia, Australia y Nueva Zelanda, y ahora Estados Unidos. También se ha presentado una solicitud de aprobación a la Unión Europea.

“Argentina vuelve a ser un laboratorio experimental”, dice Cecilia Carcano, investigadora del Instituto Gonizet: Impactos de la agricultura argentina y los residentes en áreas cultivadas. “Hace casi 30 años la aprobación de la soja transgénica estableció en Argentina un modelo agrícola basado en monocultivos y el uso masivo de pesticidas”, dice Garcano. Esto ha llevado a la contaminación de las aguas subterráneas, alta deforestación, daños a la salud, desplazamiento de la población rural y, por lo tanto, una mayor pobreza.

Bioceres, por ejemplo, promueve la resistencia a la sequía en todo el mundo, pero quiere ocultar el hecho de que el herbicida glubosinato de amonio está integrado en el trigo HB4, que se considera más tóxico que el controvertido herbicida glifosato.