julio 20, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Argentina: temores de candidato presidencial de extrema derecha

Argentina: temores de candidato presidencial de extrema derecha

A Argentina no le va bien, ni económicamente, ni socialmente, ni políticamente. La incredulidad, la ira y el cinismo se extendieron. Malas condiciones para la democracia. Porque los votantes expresarán su descontento en las elecciones primarias de agosto y en la elección presidencial de octubre. La Copa del Mundo es una Un descanso muy bienvenido y necesario. De las noticias negativas diarias. Pero el fútbol no ayuda a la política: el equipo ganador no se dejará fotografiar con el presidente Alberto Fernández. Actualmente solo intenta hasta diciembre de 2023, cuando asume el cargo una persona recién electa. Algo ha cambiado en la política argentina. Como en otras democracias, los crackers del establishment de extrema derecha han estado descargando su ira últimamente.

Las posibilidades de un régimen de centroizquierda son escasas

De hecho, las últimas elecciones presidenciales argentinas dieron testimonio de una normalidad democrática madura y propiciaron una transición política pacífica. Esta es todavía una experiencia relativamente nueva para Argentina, ya que antes de 1983 era común romper con gobiernos elegidos democráticamente y huir a regímenes autoritarios. Pero con la pandemia, la situación financiera y política ha empeorado lo suficiente como para arrojar la estabilidad política a aguas agitadas. Pocas cosas recuerdan la crisis social de los pocos años posteriores al cambio de milenio.

Las elecciones presidenciales se llevan a cabo en octubre y los candidatos para las alianzas de partidos se decidirán en las primarias el 13 de agosto. La Nueva Extrema Derecha es capaz de cambiar el discurso hacia la derecha invocando sentimientos antidemocráticos y antiinstitucionales. El actual gobierno peronista de centroizquierda tiene una situación difícil y carece de brújula en términos de contenido, lo que hace menos probable la reelección. Desde una tasa de inflación de más del 100 por ciento hasta una tasa de pobreza de al menos el 39 por ciento, el país enfrenta graves dificultades, como sequías severas y la consiguiente pérdida de cosechas y colapso de la moneda. Además, existe un estancamiento político entre campos políticos, provocado por la difícil situación financiera y exacerbado por ataques y acusaciones personales directos. Los principales componentes de este círculo vicioso son la megadeuda y la epidemia.

Ministro de Economía debe arreglar

En estas condiciones, es difícil que cualquier partido gane las elecciones, especialmente cuando no hay un liderazgo u opinión unificado, como es el caso de la coalición gobernante dividida que ha ganado las elecciones hasta ahora. Unión Guerra La Patria Correrán. El hecho de que el actual presidente, Alberto Fernández, no se presente nuevamente, subraya la debilidad actual del oficialismo. Surgieron tensiones internas, en particular por la renegociación de megapréstamos recientemente tomados al Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2018, con el gobierno incapaz de recuperarse de las encuestas. Solo después de meses de confusión ambigua, la coalición gobernante finalmente decidió postularse con un candidato unificado: el actual ministro de Economía, Sergio Massa. El resultado parece ser correcto, ya que las nuevas encuestas ubican a Massa en alrededor del 31 por ciento, lo que aumenta significativamente las posibilidades de que el gobierno sea reelegido. Incluso si la presidencia no se puede mantener, para el caso peronismo No es importante en las elecciones al Congreso y al Senado.

READ  Comentarios de prensa sobre la victoria de Argentina: ¡El sueño de Messi hecho realidad!

Sergio Massa se une al equipo Frente RenovadorSer parte de la coalición gobernante creó una base de poder. Anteriormente fue candidato presidencial en 2015 cuando se posicionó contra el candidato peronista, quedando tercero. Massa asumió el liderazgo del Congreso como miembro del Parlamento en 2019, antes de convertirse en secretario de Comercio en 2022. A pesar de las tasas de inflación persistentemente altas, pudo mantener una imagen de “hacedor” debido a sus buenas conexiones en los negocios y en Estados Unidos. Con Massa en medio del peronismo, las posibilidades de gol son relativamente altas. La nueva alianza electoral ahora ha sido nombrada Unión Guerra La Patria Lleva, también representa un movimiento a la derecha en el peronismo. En lugar de “progreso” o “prosperidad para todos” se anuncia como “patria”.

Por armas y evasión de impuestos

El principal oponente de la alianza electoral es el campo conservador Juntos Por El Campio, obtendrá hasta el 33 por ciento de los votos, según encuestas recientes. Aprovecha la problemática situación financiera y la precaria situación social del país. La favorita en las primarias conservadoras es Patricia Bullrich, una política dura. Recomienda una terapia de choque para el país: recortes rápidos en el gasto público y una fuerte devaluación de la moneda, ambas medidas que afectan particularmente a muchas familias pobres.

Pero es Javier Mille quien particularmente ha agitado la estancada mesa política argentina y propuesto un verdadero “cambio”. El congresista de 52 años, que se autodenomina libertario y anarcocapitalista, se destaca por su estética rockera y sugerencias comedidas: Ante la posibilidad de elegir entre el estado y la mafia, preferiría la mafia. Quiere cerrar el banco central y “dolarizar” la moneda. Según él, la evasión fiscal es un derecho humano. La portación libre de armas y el tráfico legalizado de órganos humanos son parte de su plan. El rechazo de la “casta política” está en el centro de su retórica. Su candidatura a la vicepresidencia a veces ofende al compararlo con los crímenes de pasadas dictaduras militares. en Últimas encuestas Parece reducirse al 18 por ciento. En particular, los jóvenes entre 16 y 24 años, que han crecido en una serie de crisis y no tienen una estabilidad económica conocida, están ganando apoyo. Los votantes potenciales no están motivados por los puntos de vista radicales de Miley, sino por su enfado con el establecimiento.

READ  Argentina congela exportaciones de aves y huevos

Cristina Fernández de Kirchner ante el final de su carrera política

El alto nivel de popularidad de un vergonzoso candidato de extrema derecha muestra cuán indefensa es la política tradicional frente a enormes problemas. Las personas frustradas y enojadas que no votaron por Miley se quedan fuera de las elecciones. Varias elecciones provinciales ya muestran que la abstención puede llegar al 40 o 45 por ciento, y en un país donde el voto es obligatorio. Ni la política liberal de mercado de Mauricio Macri ni el intento de la centroizquierda moderada de justificar al FMI mientras aumenta los subsidios gubernamentales para no empeorar la miseria parecen estar funcionando. Hay préstamos, inversiones extranjeras estables insuficientes y condiciones regulatorias y estructurales inestables.

Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri, dos políticos que han dado forma a la política argentina durante las últimas dos décadas, ya no se postulan para el cargo. Todavía están trabajando en segundo plano, pero su reemplazo ya comenzó. No sé quién vendrá después de eso. Un cambio generacional significativo será un desafío en los próximos años, pero también lo será la entrada de la derecha radical en la batalla anterior entre el peronismo y el capitalismo. Millay pone a los conservadores tradicionales bajo la presión de la extrema derecha. Pero muchos votantes del campo peronista, generalmente de clase media baja, clase baja y del sector informal, pueden expresar su frustración en las urnas y votar por Millay.

No queda mucho del peronismo

Ya no habrá una coalición progresista no peronista en estas elecciones. Los pequeños partidos progresistas como el Partido Socialista (PS) a menudo saltan al campo conservador. Entonces, no tanto peronismo, solo un forastero tradicional que se aferra con valentía: Argentina es uno de los pocos países occidentales con un partido microtrotskista en el parlamento nacional. Y en 2023 el Frente de Iscuerta y de Trapajadores con algunos escaños en la Cámara de Representantes.

READ  Economía: Argentina vuelve al borde

Las tareas que esperan a los vencedores de las elecciones de octubre —o de las próximas elecciones de noviembre— son enormes: política interior y exterior. Todo trabajador y toda empresa tiene inflación. El Un tema candente bajo las uñas. El gran paquete de préstamos del FMI debe ser atendido, pero frena el crecimiento del país porque tanto el préstamo como el acuerdo de préstamo negociado de 2021/22 son políticas condicionales. El canje con China, que se renegoció en mayo y junio, tiene como objetivo reforzar las reservas del banco nacional y, por lo tanto, desvincularse un poco del dólar estadounidense. Sin embargo, los esfuerzos para una mayor conexión internacional corren el riesgo de volverse dependientes de China. El país ya es un prestatario e inversor muy importante. La única estación satelital de China fuera del país se encuentra en la Patagonia.

Poco espacio para políticas económicas y fiscales progresistas

¿Qué pasa con el enorme potencial de materias primas de Argentina? Se inician negocios con el futuro mineral litio -del que Argentina tiene la tercera reserva mundial- y el hidrógeno, pero sin planes estratégicos nacionales. adecuado Se toman acciones. Temas de modelo de desarrollo, inversiones y relaciones comerciales requieren del compromiso de los partidos políticos, sindicatos, sociedad civil, academia y un gobierno activo para promover la innovación basada en la responsabilidad ambiental y social. Pero el año electoral de 2023 apunta en una dirección completamente diferente: poco espacio para políticas económicas y fiscales progresistas, ataques a la importancia de la democracia y los derechos humanos conquistados con tanto esfuerzo, y un gobierno y una oposición que se juegan malas pasadas. Argentina vive una crisis de Bali. Esto juega a favor de los antidemócratas.

Publicado el 6 de julio Revista IPG.